Inicio > Columna > La mirada vasca> El reglamento mexicano

La mirada vasca> El reglamento mexicano

Mikel Iraola / Antes de emprender un nuevo camino en otro país, dije a mis amigos: “me voy a México“, a lo que solo oí las palabras: tequila, sombrero, mariachi y “ándale, ándale”. Ahora tendré que explicarles que también existen tacos y gringas, micheladas, chile, huapangos, y más tequila.

Han sido seis intensos meses, en los que cada uno de los alumnos internacionales hemos descubierto nuestro México particular. Pero todos hemos desarrollado una lista de reglas básicas para poder sobrevivir en México.

En la primera noche de tacos, al recibir únicamente un plato envuelto en plástico, preguntamos sorprendidos al vendedor si nos iba a dar los cubiertos. Regla número 1: “¡Los tacos se comen con las manos!“. Y hablando de comida… unos más que otros, pero todos hemos sufrido la venganza de Monctezuma. Regla número 7: “No pasarse con el picante y ¡cuidado con la comida de la calle!“.

Sobre calles sigue la cosa, y es que las vías mexicanas son un constante coro: “¡Cinco, cinco, cinco pesoooos! ¡Tamaaaleeeees! Te puedes encontrar de todo, desde comida, a souvenirs, pasando por paraguas, chubasqueros y abanicos. Regla número 13: “Si necesitas comprar algo, y no quieres ir a la tienda, la tienda irá a ti.“

Las fiestas también han sido parte del día a día en México, donde pudimos aprender la regla número 28: “Si sabes que hay una fiesta, puedes ir, ¡aunque no estés invitado!“. Siendo el amigo, del amigo, del amigo, del amigo, hemos podido estar en una fiesta. Pero también el amigo, del amigo, del amigo, del amigo, ha estado en nuestra fiesta. Muchas veces me sentí en la película de American Pie, en las cocinas había más gente que espacio.

Pero no todo fue diversión, también tuvimos que estudiar. Empezar a las siete de la mañana y terminar a las diez de la noche – eso significa pasar 15 horas en el TEC. Regla número 34: “¡No rentes una casa, vivirás en la universidad!“.

Otra cosa que he podido comprobar es que la puntualidad aquí en México es sinónimo de impuntualidad, ¿raro verdad? Uno tiene que llegar puntual a las clases, pero hemos tenido que sufrir largas horas de espera cuando hemos quedado para realizar un trabajo en grupo.  Regla número 49: “¡El ‘ahorita’ en México se comprende entre 10 minutos y 2 horas!”.

Y antes de que alguno me recrimine que ya me he mexicanizado, termino ahorita, dando las gracias a toda aquella persona que ha sido parte de mi experiencia. Porque aquí dejamos una infinidad de amigos y amigas. Pero las amistades aquí encontradas, no se acaban. Nunca digo adiós a nadie. Nunca dejo que las personas más cercanas a mí se vayan. Me las llevo conmigo a dónde vaya. Nuestros recuerdos de este semestre durarán toda una vida. Esto no es un adiós, sino un hasta pronto. Regla 19.952: “Nunca digas adiós a México, porque volverás”.

Un verdadero placer. ¡Viva México!

Categorías:Columna
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: