Inicio > Entrevista > Natalia Gutiérrez: “Ver un atardecer en una playa de Oaxaca así como bucear con los leones marinos en Espíritu Santo son de las cosas más bonitas que me han pasado”

Natalia Gutiérrez: “Ver un atardecer en una playa de Oaxaca así como bucear con los leones marinos en Espíritu Santo son de las cosas más bonitas que me han pasado”

Natalia Gutiérrez

Jokin Uribeetxeberria / Natalia Gutiérrez (España, 1986) llegó a Santiago de Querétaro hace tres años como cualquier otro estudiante de intercambio que viene a estudiar a la universidad del Tecnológico de Monterrey. Sin embargo, al final del semestre optó por quedarse en la ciudad en vez de volver a su país natal, enamorada por la gente, la tranquilidad y por el estilo de vida queretano. Le encanta viajar y admite que le vienen bien para “meditar e interiorizar” algunas cosas que a lo mejor rondan por su cabeza pero que nunca se da tiempo para pensar. Hoy por hoy, trabaja en el departamento de Programas Internacionales, en el campus Querétaro de la universidad del Tecnológico de Monterrey.

Son las cinco de y media de la tarde y Natalia está trabajando en su oficina de Programas Internacionales. La jornada laboral se va consumiendo y ya se nota que está terminando el trabajo de hoy, aunque todavía tiene alguna que otra tarea pendiente. Pero eso no es problema para ella, ya que accede sin ninguna pega a que se le hagan unas preguntas acerca de sus viajes realizados y las experiencias vividas en ellos en México.

Lo primero sobre lo que charlamos es sobre lo que tanto se habla fuera de México: la seguridad en el país. Natalia es muy tajante al respecto: “A mí jamás me ha pasado absolutamente nada. Creo que si tienes cuidado en el día a día como tendrías que tener cuidado en cualquier sitio del mundo no te tiene por qué pasar nada”. De hecho cuenta la historia de que hace dos años se fue “sola” a las playas de Michoacán porque todo el mundo le decía que no podía perderse el conocerlas.

Y es que Natalia es una chica aventurera. No le va eso de los viajes tranquilos y asegura que en el 90% de las veces prefiere la aventura a la tranquilidad. Habla de su último viaje grande que hizo a Cancún: “Todo el mundo que viaja a Cancún va a relajarse en las playas. Yo, en cambio, renté un coche y estuve de lugar en lugar conociendo y visitando diferentes lugares. Normalmente cuando digo que voy a pasar el fin de semana tranquilo en no sé dónde, al final siempre lo acabo convirtiendo en una aventura”.

Aventuras son las que quieren vivir los viajeros extranjeros que vienen a México. Es por ello por lo que Natalia habla sobre los lugares a los que hay que viajar por obligación cuando se viene aquí: “Teotihuacán es uno de ellos, la Ciudad de México creo que hay que vivirla también, una playa del Pacífico como Ixtapa o Michoacán también hay que conocerla. Asimismo, el camino que hay para ir a Real de Catorce y alguna ciudad colonial tipo San Miguel de Allende o San Luis de Potosí. Y la selva, ya sea la de Oaxaca, Chiapas o de Veracruz.” Entretanto confiesa que nunca ha estado en Chiapas pero que todo el mundo le ha dicho que es algo que hay que ver y conocer.

Sobre sus aventuras vividas a lo largo y ancho del país azteca, y de los lugares que han tenido un impacto duradero en ella, responde que le han gustado muchos sitios pero que sus “lugares preferidos” son Oaxaca y Michoacán. De todas formas, hace mención especial al Lago Azteca, a Zacatecas, a Cuernavaca, a Taxco, a Guadalajara y a la Sierra Gorda de Querétaro, los cuales le “encantan”. Sin embargo, afirma que los dos lugares con los que más ha alucinado han sido las playas de Oaxaca y la isla Espíritu Santo del estado mexicano de Baja California Sur: “Ver un atardecer en una playa de Oaxaca así como bucear con los leones marinos en Espíritu Santo son de las cosas más bonitas que me han pasado, es increíble.”

También habla de las ciudades y entre ellas de la que más le ha seducido, Santiago de Querétaro. Dice sentirse a gusto por la “tranquilidad, el encanto y la gente” que tiene, ya que otras ciudades no las tienen. “Cuando voy al DF normalmente me pongo muy nerviosa porque me acuerdo de España y del ritmo de vida español que es muy estresante. En Guadalajara es un poco lo mismo. Se me hace una ciudad también bastante grande y entonces no me fascina. Querétaro tiene esa magia de que es una ciudad grande para muchas cosas en dónde hay puestos de trabajo, puedes salir a muchos sitios, hay teatros, cines, centros comerciales… Pero todavía no se vive el tráfico de una ciudad grande. Tenemos un ritmo de vida más tranquilo y eso a mí me gusta mucho.” Pero también dice que le “encantan” Real de Catorce o San Miguel de Allende aunque sostiene que “no podría vivir ahí porque son demasiado pequeños.”

En todos esos viajes no falta el champú de Natalia. Para ella es totalmente “necesario” lavarse el pelo con algo “en condiciones” y dice que incluso sería capaz de “quedarse a dormir en el suelo” con tal de despertarse por la mañana y darse un baño con su champú. Y en todos esos viajes tampoco faltan recuerdos y suvenires exóticos como los chapulines que se compró en Oaxaca. “Traje una bolsita para una amiga que nunca los había comido. Los venden secos y fritos y en quesadillas están muy buenos.”

Tras 3 años vividos en México y después de viajar a un montón de lugares dentro del país, Natalia presume que el turismo mexicano es “fascinante” y que uno puede llegar a vivir “experiencias maravillosas.” No obstante, apuntala que no le gusta lo “desestructurado” que está el país a veces, en lo que al transporte público se refiere: “Las principales compañías de transporte terrestre de autobuses están muy chulas y sus horarios funcionan muy bien, pero luego cuándo llegas a los sitios a veces no tienes como moverte. Me encantaría que hubiese tren porque viajar en él me resulta muy cómodo. Cambiaría los trenes por los autobuses”.

Ante todo, Natalia no duda en mandar un mensaje a la gente y en recomendarles que vengan a visitar México: “Yo lo que siempre digo es que México no es lo que sale en la televisión. No es sólo sombrero y nopal. Hay sombreros, hay nopales pero como es un país tan grande la diversidad que hay aquí rara vez la encuentras. Toda la gente que ha venido que conozco a verme y a conocer México se quedó encantada y fascinada con el país. México tiene algo que te atrae y luego es un país de oportunidades. Es un país donde hay muchas más oportunidades que en otros países, y es también un tema de la gente. Todo el mundo se levanta aquí de manera positiva.”

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: